jabola y su cuaderno, el blog del bolo o el boloblog sideral

mermelada de melocotón o el precio de un chantaje

Posted in JABOLANCIAS by jabola on 20 septiembre, 2012

Un buen amigo me dice que otro buen amigo, musical él, quiere conocer el cómo se hace una mermelada de melocotón. No hay cosa más sencilla, no hay cosa más fácil.

Cójase o cómprese un buen melocotón, a ser posible del Bajo Aragón, en su sazón y en su madurez.

Las cantidades que se digan son siempre por aproximación, que estas cosas hay que hacerlas a sentimiento.

1.- Cójase, pélese y deshuésese el melocotón. No el de tu chica, sino el del Bajo Aragón, so marrano, antropófago.

2.-Córtese en pedazos lo mayores posibles, como si fueran para melocotones al vino.

3.-En la cazuela, de acero inox y con fondo difusor si es posible, se van acumulando los pedazos de melocotón. Cada cuatro kilos de melocotón en bruto se añade el jugo de un buen limón y también la peladura del limón cortada muy fina y que esté sin tastana (que sólo se vea lo amarillo, que sea translúcida la peladura.)

4.- Por cada cuatro kilos de melocotoncio en bruto échese al perol un kilogramo de azúcar. Revolved la masa final.

5.- Déjese estar quieto al puñeterísimo perol un mínimo de 12 horas. Yo los tengo 24 en soledad, quietud y oscuridad y recubierto el perol con una sutil gasa de algodón, por aquello de las moscas y para que haya una buena oxidación.

6.- Pasado el tiempo de silencio, cójase el perol y llévese a ebullición y manténgase con fuego suave en ebullición lenta. Bor, , bor, , bor, , pues si es borrrrrrrrrrrrrrrr borrrrrunnnnnnnnnn se te saldrán todas las espumas por encima de la cazuela y pondrás todo como un cristo.

7.- Mientras se hace la mermelada, o cualquier otra cosa en la cocina, hay que estar al queo y no dedicarse a hablar por fono, hacer las camas, ponerse guapo o cualquier otra actividad extraescolar. Aquí a lo que estamos, que es a hacer una buena mermelada, en este caso de melocotón. SÍ se puede leer el periódico o una buena novela mientras se vigila in situ el proceso. De vez en cuando, cada poco, y armado de cuchara de madera, dale unas vueltas al contenido del perol.

8.-Las espumas se irán poco a poco embebiendo en la propia mermelada, no desespumo esta mermelada nunca. Transcurrida una hora/hora y media de ebullición lenta apaga el fuego y hasta mañana con la tapa puesta. Este primer día se ha podido hacer la ebullición a fuego lento y tapa puesta, siempre con fuego suave para que aquello no se nos salga por todos los lados. In vigilando y al loro.

9.- Ya es mañana y alegres como unas pascuas vamos y revolvemos el contenido del perol; tomamos una pequeña muestra representativa y la echamos en un plato. Observamos y probamos. La observación nos indica si aquello está excesivamente líquido, lo que es muy probable, y la prueba nos dice cuánto azúcar debemos añadir a sentimiento, a nuestro gusto.(Si el melocotón era bueno y en sazón no creo que necesites añadir más de 100 gr de azúcar por kilo bruto de melocotón; pero eso lo verás tú, goloso mío.)

10,- Llévese de nuevo a abullición, suave, lento, revolver bien y entonces añadir el azúcar que falta, seguir ebullendo suave y ya sin la tapa; al cabo de una hora/hora y media aquello habrá espesado e incorporado el azúcar y estará a punto. Llegados aquí has de tomar una determinación:

Si te gustan las mermeladas en papilla, deberás meter ahora una batidora de mano.

Si te gusta como a mí con pedazos enteros, no hagas nada.

11.- Mermelada al tarro. Si la mermelada la pones ebullendo y le das inmediata vuelta al tarro una vez bien cerrado, se hace el vacio y ya la puedes guardar. Pero mi recomendación es cerrar tarros y tenerlos sumergidos en agua hirviendo fuerte diez minutos y a continuación dejarlos enfriar boca abajo: es lo más seguro y confiable. Tú verás, querido amigo.

12.-Se ha dicho aquí reiteradamente perol, cazuela, perola. Sabiendo que no es lo mismo una cosa que la otra me vengo a referir a una cazuela de inox, fondo difusor y de una relación diámetro/altura de 1 es a 4.

13.- Estar al queo, inox y fondo difusor, revolver y ebulliciones lentas:se insiste, que con el fuego y los azúcares las quemazones y los pegotes están siempre muy cerca. Se vuelve a insistir. Seré pesado. Los tiempos que se indican son siempre por aproximación y siempre desde que las masas comienzan a hervir, no desde que se enciendo el fuego: no es lo mismo.

14.- Con el procedimiento descrito de puede hacer mermeladas de cualquier cosa, hasta de chapas de coca cola si se tiene paciencia. También es verdad que hay algunas que tienen sus peculiaridades, como la de pimientos, como la de fresas, como …. Pero eso otro día. Ahora al melocotón, querido amigo.

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. el musical said, on 25 septiembre, 2012 at 11:15 am

    ¡Oh! Sapientísimo guisandero, guía de mis fogones, mezcla de druida y marmitón, he seguido tus consejos mermeladeros con espectaculares resultados.
    Tan solo te diré que he recuperado la estima de mi santa, mi perrita me mira con arrobo y hasta me he tornado visible ante mi suegra. No te digo más.
    Me despido emocionado

  2. jabola said, on 25 septiembre, 2012 at 11:57 am

    Musical mío: Digo yo que una pequeña muestra de tan excelsa mermelada debería ser entregada a un tal Gordonix, goloso donde los haya. Y como es de un natural pastueño y de carácter agradecido, te querrá más y te tendrá siempre presente en sus oraciones. Amén.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: