jabola y su cuaderno, el blog del bolo o el boloblog sideral

el tiempo entre costuras, maría dueñas

Posted in JABOLANCIAS by jabola on 16 noviembre, 2010

Para Mini con cariño y agradecimiento.

Mi buena y amable amiga Mini me regaló hace ya varias lunas un libro que a ella le había gustado mucho y pensó ella, con su propia cabeza, que me habría de gustar a mí pues gran parte de su acción, la fundamental, transcurre en los años treinta y cuarenta en el Protectorado Español de Marruecos lugar donde tuve la ocurrencia de nacer. Viví en Tetuán, lugar de esa parte de la acción, en los años 56/57 y mi buena amiga pensó que yo era la persona idónea para regalarme la novela. Buena novela de éxito, Marruecos, Jabola …….

La novela se llama EL TIEMPO ENTRE COSTURAS, de una autora hasta ahora desconocida -María Dueñas-, profesora ella de Filología Inglesa en la U. de Murcia; llevaba una faja, la novela que no la autora, que decía, al más o menos (que yo las fajas las meto al reciclaje en cuanto abro un libro): “La novela del año. Más de 500000 ejemplares vendidos” Oño, me pensé y, efectivamente, entre la primera impresión -junio de 2009- y la vigésimo primera impresión, la mía, -mayo de 2010- no ha pasado ni un año. Libro de boca a boca, libro del año. El best seller nacional 2009/2010.

Le prometí a Mini, la generosa amiga, que le haría una crítica de tan fastuosa novela. Y ahí voy. Sin red. Y encima no se la hago de boca a oreja sino que me atrevo a publicarla aquí. Osado que es uno. Osado en su ignorancia. Vamos pues.

Primero y principal: la novela de María Dueñas -EL TIEMPO ENTRE COSTURAS- no me ha gustado. No le ha gustado a Jabola por:

1.- Estamos frente a un folletín clásico a lo Rafael Pérez y Pérez con toques de costumbrismo,  thriller y de novela de intriga y espías a lo Hitchcock-Agatha C. y ni en uno ni en otro caso la autora ha sabido mantener la acción ni dotar de “carnalidad y espíritu” a sus personajes. Aquella, la acción, es errática y aleatoria y sus personajes se le escapan vivos, sin definir ni perfilar. La verdad es que ha tenido entre sus manos las posibilidad de hacer una gran novela, el espacio tiempo del relato, y algunos de sus personajes, darían mucho juego pero poco a poco en el farragoso caminar de sus seiscientas y pico páginas, la acción va decayendo, decayendo, decayendo…..

2.-La longitud de la novela es a todas luces excesiva. Le sobran trescientas página como trescientos soles y también le sobran recovecos, melindres y ridiculeces.

3.-La autora abusa de expresiones en Inglés que se intercalan sin solución de continuidad en la novela. Y la verdad es que después de la novela de Garcia Hortelano -El gran momento de Mary Tribune- hay que atarse muy bien los zapatos para intercalar frases en inglés en una novela en castellano. Es obvio que la autora sabe inglés. ¿Y?

4.- Creo que esta novela es un gran superestructura previamente ideada a su escritura y que sobre ella, a modo de palimpsesto, la autora ha ido metiendo, a veces a martillazos, la acción, ha entrelazado situaciones, dando datos, viniera ello o no a cuento. Creo que este es el principal defecto de la novela: su gran superestructura se ha apoderado de la literatura y la ha secuestrado; estamos frente a una novela de gran aliento pero sin literatura dentro, vacía, seca, híspida. Acción por la acción, frases grandilocuentes, acumulación de datos, etc. ¿Y la literatura?: desaparecida, ausente, ida. La novelista no ha sabido con su pulso literario, llenar, corregir, alentar, vivificar esa gran estructura que a modo de osamenta sobresale en cualquier página de la novela. En definitiva, y siempre para mí, claro: ningún, o muy poco, pulso literario. Muy poca, escasa, literatura. ¡ Ay, qué jodido es eso del tener, o no, pulso literario!  Se tiene o no se tiene, ahí no hay términos medios. En mi criterio la Dueñas non lo tiene: es trabajadora y esforzada, poco más. Es escribidora, eso sí. Y muy escribidora, digo yo.

5.- A la novela le sobra, además de trescientas páginas, el epílogo. Sobra totalmente.

6.- La autora es profesora universitaria. Y eso se le nota. Ser profesor universitario no es ni bueno ni malo, pero para escribir una novela es casi siempre malo. A las pruebas, y a la historia, me remito. Y tan profesora universitaria es María Dueñas que al final de la novela nos regala -¡cuatro páginas de bibliografía, cuatro!-, para que se note y que se vea lo mucho que se ha preparado el folletón, lo mucho que se lo ha currado, para que veamos que se ha esforzado. La manía de la novela historicista hace estragos. Este es un caso flagrante. Y vengan datos y más datos, ¡más madera que es para una novela histórica!

7.- La novela tiene un notable esfuerzo de ambientación y de documentación. Ello no evita que haya errores claros. Cae por ejemplo en el error español, pues es error de españoles, en llamar a la playa de Tetuán Río Martín cuando es Río Martil, en llamar Monte Gorgues al Monte Gorges, etc. Se ve que la autora toca de oído en la ambientación. También hay errores crasos e inexplicables de ortografía: berraco por verraco, tronante por tonante, los que recuerdo a bote pronto y sin soltar el lápiz, sin que ello añada o quite calidad a la novela, pero tiempo han tenido de revisar, creo, haciendo una segunda edición ya revisada.

He dicho más arriba que el espacio tiempo de la novela es apasionante y más para un servidor que vivió allí los trece primeros años de su vida. Una vida libre, suelta, feliz, llena de luz, de color, de sonidos, de olores. La novela ha tenido la virtud de traerme a la vista y a la memoria las acuarelas de Bertuchi tan bien traídas y mencionadas por la autora, siendo, para mí, este unos de los mayores méritos de la novela, pues los cuadros de Bertuchi, acuarelas sobre todo, reflejan a la perfección aquella vida, aquella realidad; muchos de los sellos postales del Protectorado son obra de este pintor. Así que gracias Mini, que dios escribe derecho en renglones torcidos. La novela mala, el recuerdo de Bertuchi excelente. Así era, fue, mi infancia y mi vida en aquellos benditos años. Llena de luz, de color, de olores, de sonidos. Y de libertad, sobre todo de libertad, cuando aquí en la Península solo había legañas y grisura. Allí luz y libertad, y aquí gris color ala de mosca. Sólo por eso ha merecido la pena, Gracias, gracias.

¡Ah!, y también he aprendido de costuras algo, ya sé lo que es un vestido Delphos. Aunque el método criptográfico de punto y raya en los patrones es malo, muy malo, por cierto. Ya entonces estaba inventada la máquina enigma. Pero tiene su gracia la cosa, eso sí.

P.S.: Para mi amigo Jorge.

Haciendo esta entrada me he acordado de vos. Mariano Bertuchi, como sabes, era discípulo de Muñoz Degrain. Una vez más la vida es un tobogán: te recuerdo mencionándolo en Teruel. Yo-Marruecos-Bertuchi-Muñoz Degrain-Los Amantes-Tú.

Un beso.

El cuadro de Bertuchi lo saco de aquí, hay muchos en la red.

Anuncios

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Inde said, on 17 noviembre, 2010 at 12:18 am

    Lástima de novela, con lo bonito que es el título…

  2. Gordonkly said, on 17 noviembre, 2010 at 12:24 am

    Anda que ya te vale, Jabola…

    ¡Para una puertollanera (o sea, de Puertollano) que triunfa en el proceloso mundo editorial, vas y me la despeñas por el barranco de tu crítica despiadada!, ja ja ja… ¡Qué disgusto se va a llevar una que yo me sé!

    Desde esta atalaya vindico (tr. Defender, especialmente por escrito, a quien se halla injuriado, calumniado o injustamente notado. U. t. c. prnl.) el nombre de la Dueñas y, sobre todo, el de Puertollano. ¿Pero es que no sabes que quien se mete con una del pueblo se está buscando la ruina?

    Pues yo, como acto de desagravio, transcribo a grandes voces la canción-himno compuesta en los 80 por el gran Primi Ortega, pollero en el Mercado de Abastos, empresario cinematográfico (ramo exhibición) y cantante melódico de éxito:

    “Dos cosas tiene mi pueblo
    que me gusta comentar.
    Las dos cosas de mi pueblo
    yo te las voy a cantar.
    Unos dicen que no es puerto,
    otros dicen que no es llano…
    Pues la verdad de mi pueblo
    es que se llama Puertollano.

    (estribillo, todos juntos y dando palmas):
    Puertollano Puertollano,
    Faro Industrial de La Mancha.
    Puertollano Puertollano,
    su famosa Fuente Agria.
    Puertollano Puertollano,
    con su Complejo Industrial,
    a mi pueblo de La Mancha
    a mi pueblo de La Mancha
    le dedico mi cantar.

    Si por causas del trabajo
    te tuviste que marchar
    debes saber que tu pueblo
    siempre te recordará.
    Este pueblo de La Mancha,
    pueblo que fuiste minero,
    hoy te llevo en mi garganta
    por toíto el mundo entero…”

    Hala, ahí te dejo este regalico pa que lo publiques si tienes pitera, ja ja ja.

  3. Sopalajo de Arrierez said, on 19 noviembre, 2010 at 9:34 am

    Coleccionista-fetichista compraría fotografía del Gordonkly con el traje tradicional manchego. No importa el estado de conservación, ni el precio. Se valorará la presencia de sobrero y fajín. Discreción garantizada

  4. jabola said, on 19 noviembre, 2010 at 11:23 am

    Pues sí, seria bonito tener tan precioso documentum. novo cedat ritui ….
    Ahí es nada dom Gordonkly vestido a lo Algarrobo. Impresionante. Me apunto al documento escaneado.

  5. Gordonkly said, on 21 noviembre, 2010 at 11:07 pm

    La tendréis, cabrones, la tendréis… Dadme tiempo que os mandaré un posado por su sitio…

  6. jl said, on 28 noviembre, 2010 at 5:35 pm

    Queremos una crítica de “Hasta agotar existencias”. jejej
    Me lo ha dicho un pajarito!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: