jabola y su cuaderno, el blog del bolo o el boloblog sideral

perla forera: el dilapidador Antonio -1355-

Posted in JABOLANCIAS by jabola on 21 abril, 2010

Sigue la copia exacta, copiar y pegar, encontrada ayer en un encendido foro de El País sobre la noticia de la prohibición del consejo escolar de un instituto de Madrid del pañuelo islámico. Rios de tinta en el foro y entre esos ríos esta perla:

1355

Antonio – 20-04-2010 – 23:07:21h

Si un niño español va con un crucifijo en el cuello en un colegio de arabia saudí, no es que se plantee si mandarlo a otro colegio, es que directamente lo dilapidan allí hasta la muerte. Patético el psoe, elimininacion de simbolos religiosos, pero solo si son de la religion cristiana. PSOE=hipocresía.

El opinante Antonio lo que tiene “dilapidadas” son las neuronas y las ideas. Dilapidar hasta la muerte: ¡Qué muerte dulce, en el cabaret hasta morir dilapidado y dilapidando! Quiero ser niño español en Arabia Saudí, (¿habrá tan siquiera uno?), para  así morir, dilapidando, dilapidando.

Supongo que pronto habrá alguna tesis doctoral, si no la hay ya, sobre los foros, los foreros y las opiniones a bote pronto; en un país de aficionados y desmemoriados hay  auténticas perlas.

Por otro lado, cuando veo una polémica sobre los velos y pañuelos sobre cabezas femeninas, islámicas o non, no puedo por menos que acordarme de mi compañera María, monja oblata, que me recriminaba lo mal que vestía yo en los años 60 sin ella reparar que la mal vestida era ella, que  iba vestida de dama púdica del siglo XVIII. Algo hablé aquí de ello, con motivo de otra polémica del hiyab. Así son estas diatribas, medio inútiles, pero levantan auténticas pasiones, vease la de  nuestro Antonio “el dilapidador“.

El enlace con la noticia es este, que aquí no se inventa nada.

Anuncios

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Gordonkly said, on 21 abril, 2010 at 3:32 pm

    Sí sí, yo también me apunto. ¡Quiero dilapidar en Arabia Saudí, y en Nueva York, y en Tokio, y en Melbourne…! ja ja ja

    En la clase de cierto niño que conozco hay una niña de madre castellana y padre argelino. La cría es un encanto, lista como el rayo pero inocente a cántaros. Su madre se pone un discreto pañuelo en la cabeza, un “sí pero no”, y la niña, y su hermana mayor, también suelen intentar recoger sus rizos con un pañuelito que a veces tiene colorines y otras veces no. No es esa tela ningún elemento “peligroso” ni “desestabilizador” del ecosistema escolar, creo.

    Con su madre, e imagino que con su padre, van una vez por la semana a “clases de Corán”, pero también disfrutan vistiéndose de princesas en el Carnaval. Las vacaciones de verano se las reparten entre León y Orán.

    Entre los hitos escolares de la vida de esa niña figuran el Festival de Navidad -en el que cantó con el resto un villancico de los más rancios del mercado-, o la visita de los Reyes Magos, o las vacaciones de Semana Santa. En clase de música simularon una procesión porque “los tambores son muy chulos”.

    Y mientras varios niños de la clase dan su ASIGNATURA de religión (católica), el resto, el mío inclusive, hacen “NADA”, porque -por RESPETO a los otros niños- no se les permite aprender nada extraordinario, ni reglado, ni oficial, que les dé “ventaja” a los más píos y creyentes.

    Hay mucho por hacer todavía. Y mucho sentido común dilapidado.

  2. Gordonkly said, on 21 abril, 2010 at 3:35 pm

    Pequeña corrección:

    Donde dice “… dé “ventaja” a los más píos y creyentes” debería poner ” … dé “ventaja” frente a los más píos y creyentes”.

    Gracias

  3. ángel said, on 22 abril, 2010 at 9:22 am

    “No hay nada que hacer”, escribe Samuel Beckett, con mortífera lucidez, mientras espera a Godot que, como se sabe, es un ciclista gregario vestido de dios, o a la inversa. No hay nada que hacer y uno, que ha estado casi cuarenta años en la lucha de “clases”, sabe que lo menos malo que te puede pasar cuando te escolarizan es lo glosado por Jabola y Gordonkly. No hay nada que hacer, salvo la reflexión estéril sobre tesis y antítesis: crucifijo-lapidación, niña lista-inocente, veranos León-Orán. La síntesis, como el secreto, está en el fondo del vaso.

  4. jabola said, on 22 abril, 2010 at 9:53 am

    Oño, Angelito, que pesimista te veo, no pierdas ni la fe ni la esperanza, tampoco la alegría. Guadium et Spes, que un latinajo siempre viene bien, aunque sea el título de la encíclica de un batisaro católico. Hemos hablado tantas y tantas veces sobre el asunto que se agotan las palabras. Y como decía Quinito, el afamado charlatán de la Plaza del Carbón, el secreto no sólo está en el fondo del vaso sino también en el fondo de la maleta, el fondo de la maleta de Quinito, claro, de la que extraía su afamado Callicida El Lagarto de efectos mágicos y poderosos. El secreto estaba, decía él, en el fondo de la maleta: inolvidable Quinito que alegró mi juventud. Tú dices que en el fondo del vaso. Bueno: al fondo, al fondo. Coño, ha quedado unamoniano. ¡Horror!, me voy a Pamplona, a ver si se me pasa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: