jabola y su cuaderno, el blog del bolo o el boloblog sideral

nostalgia y locura

Posted in JABOLANCIAS by jabola on 22 diciembre, 2009

Un grupo de antiguos compañeros del bachiller solemos reunirnos cada año por estas fechas. Estas reuniones suelen ser un canto a la nostalgia, al tiempo pasado bajo el poder de Poncio Pilato, pero con la curiosa circunstancia que nosotros nos vemos a nosotros mismos como aquel niño que fuimos y nos seguimos llamando con los motes y nombres con los que nos llamábamos en los viejos tiempos. Y tan viejos pues dentro de cuatro años haremos la risible reunión del cincuenta aniversario del curso 63/64 del Colegio del Salvador de Zaragoza dirigido por los RR.PP. Jesuitas, que también hay que joderse con el tatachún.

Bien,  la reunión para vernos y comer la hicimos en un restaurante que se dice  El Mono Loco, en el Paseo de Pamplona y junto al Cantábrico, y allí que acudimos trece habituales en estas reuniones, que casi siempre somos los mismos, que a mucha gente este tirón de la nostalgia mas bien le jode y jamás acude a una comida de este tipo, o no le gusta el careto de fulano, o lo gilipollas que es zutano, o vaya usted a saber, pero el caso es que acudimos casi siempre los mismos. Y con una ventaja: que ya ha transcurrido el suficiente tiempo de la salida del colegio y superada la fase de vida de “ser más y mejor”, felizmente, pues que cada uno es como es, se le acepta como a tal y el caso es reírnos un rato, fundamentalmente de nosotros mismos.

En la reunión de  este año, y vaya usted saber el porqué, se hablo y mucho sobre las vivencias de nuestro quinto de bachiller, nos podía haber dado por poner verde a Zapatero, por ejemplo, pero no, se habló del Padre Gárate, del Padre Mocoroa y de los hostiazos que se daba el personal con las motos en la plaza de Paraíso en época de invierno. Seré breve y contaré algo sobre tan fastuosos asuntos.

-El Padre Gárate era un maestrillo, sacerdote aún no ordenado y a falta de la teología, vasco cerrado que nos cuidaba en el curso 61/62 y que daba clase de griego a los de letras. Era un estudioso, fallecido recientemente llegó a ser una eminencia en lo suyo, estudiaba ruso en sus ratos libres  y la clase de conversación la daba con un señor que le hablaba en ruso en el jardín del colegio mientras paseaban. Recuerdo la escena como si la viera ahora, el cura y el lechero dando vueltas y revueltas en el jardín. Y digo lechero pues el bueno del profesor venía con sus cántaras de leche a dar la tal clase, cántaras que reposaban en el jardín durante la conversa. Por la edad el lechero debió de ser un niño de los enviados a Rusia durante la guerra y que tardó en regresar lo suyo, pues era más próximo a la edad del Gárate que a la de nuestros padres. Buena gente el Gárate, d.e.p.

-El Padre Mocoroa era un sacerdote ya mayor, químico y un excelente profesor. Excelente, pero tenía un ligero toque de regadera. Era capellán del manicomio y se desplazaba por la ciudad en una Velosolex, la mítica Velo de los franceses. La tal Velo la guardaba en su propio cuarto, no se debía de fiar del resto de curas y hermanos, y era todo un espectáculo verlo salir pasillos adelante con la motillo, cubierto con un pasamontañas orejero y una gabardina tres cuartos; el espectáculos se remataba en el jardín cuando el cura subido en la Velosolex pedaleaba con cara desencajada para poner en marcha el artefacto antes de llegar a la puerta de salida que estaba sobre la confluencia de Marina Moreno, hoy Constitución y plaza de Paraíso. Inolvidable espectáculo. Y gratis y a diario, que en algo había que entretenerse en aquella desolada y gris España. Ya se dijo que era un excelente profesor y se añade ahora que un buen hombre el P. Mocoroa, d.e.p.

-Nuestra brigada, una sala de estudio general para todo un curso, daba sobre la esquina de Marina Moreno/Paraíso y desde allí se veía a placer la plaza de Paraíso. En invierno y con los hielos, también con el agua que expulsaba la fuente, se formaba una pista de patinaje en el lado de Marina Morano/Paraíso en el sentido ascendente y sólo había que ponerse asomado a las cristaleras para contar por docenas las caídas de los motoristas. Ya se ha dicho más arriba que en algo había que entretenerse, que tampoco éramos tan malos ni sádicos. Pero nos hacia mucha gracia el patinaje del personal y se hacían apuestas y todo, este sí, aquel no.

Y así fue la reunión en El Mono Loco. Que por cierto, hace falta estar loco, muy loco,  para ir a comer allí. No sé quien nos lo recomendó diciéndonos que era bueno y barato y que tenían un menú del día aseado. Oño, que vista tiene el personal. Ya de entrada malorum causam pues aquello estaba vacío, pero vacío es vacío total. Y durante la comida allí no se atrevió a entrar nadie, temerían a la locura del mono, cosa que nosotros no celamos. Ya comiendo nos dieron unos vulgares entrantes, un foi a la pimienta basto y todo en ese tenor. De segundo cada uno eligió lo que quiso y la mayoría nos dejamos aconsejar por la especialidad de la casa: arroz con bogavante que resultó ser un cruce de cemento ligero con avecrem del malo. Los que pidieron carne manifestaron que estaba buena. El servicio vulgar e incompetente por señoritas de corta edad que lo más redondo que han visto es un tenedor de postre. Dicho queda. A la hora de pagar El Mono Loco se puso loco de atar y muy furioso y nos endilgó una receta de a 50 euros por cabeza, y por su sitio que diría El Chispita, que aún me escuecen. Así es la vida y la puñeterísima nostalgia. Amén.

Si alguno de vosotros quiere entrever lo que era aquel colegio que vaya la página de Rafael Castillejo y allí hay fotos abundantes. Enlaza aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: