jabola y su cuaderno, el blog del bolo o el boloblog sideral

ibercaja, el mantenimiento y la chorizada

Posted in JABOLANCIAS by jabola on 3 diciembre, 2009

Uno es un lince para los negocios y eso lo sabe media España.  Y un lince y un tiburón de los negocios donde demuestra  su auténtica habilidad es en sus relaciones con los bancos. Y ahí es que me crezco, saco diente, afilo garras, soy un león, una fiera sin piedad. Os lo voy a demostrar.

Resulta ser que hace unos años en una conversación de barra de bar, si me pierdo algún día buscadme por los bares, hablaba con un amigo que trabaja en Ibercaja sobre la dificultad para comprar por la Internet, el miedo a la compra insegura, etc. El rollo, ya sabéis. El caso es que el bueno de mi amigo me dijo que Ibercaja eso lo tenía resuelto –de cojones- con la tarjeta Visa-Ibercaja-Directo. Uno que es un lince, ya se dijo más arriba, en ese mismo acto y acabado el cafelito, se fue a la oficina del amigo e hizo una  imposición de 200 euros el día 02-11-2006. Allí me dieron una flamante libreta, la que me aconsejaron, y firmé un kilómetro cúbico de papeles. A los pocos días me llego una flamante tarjeta Visa-Ibercaja-Directo, una tarjeta de claves, un número secreto y un nombre de usuario y me dijeron que la tal tarjeta tenía un coste de 8 euros y año pagaderos semestralmente, lo que me pareció bien. Ese mismo día 10-11-2006 hice una prueba para ver si funcionaba la tarjeta y extraje 50 euros. ¡Milagro!: funcionaba.

Pasados unos días intenté hacer una compra por Internet de un billete de RENFE y aquello no funcionó pues me faltaba el número secreto, etc. Bien. Me olvidé de la tarjeta, de la cuenta y de su puta madre.  Me olvidé hasta el otro día en el que cayó en mi mano una carpeta de Ibercaja con la puñeterísima libreta aún sin estrenar y jamás puesta al día, la tarjeta, la tarjeta de claves y su canesú; me lo eché todo al bolsillo y ayer me fui a lo de mi amigo y, ¡xax!, puesta al día la libreta ¡me quedaba un saldo de 45,24 euros! El lince, la fiera, que llevo adentro resurgió con todo su brío y dije: ¡Coño!, si la Visa eran sólo 8 euros y año……  Sí pero, replicó mi amigo, el mantenimiento semestral de la libreta cuesta unos quince euros. Eso no me lo dijiste, repliqué sintiéndome un tigre de Bengala. No recuerdo, pero en el contrato lo dice, me replicó el bueno de José, con una sonrisa beatífica en  la boca. Así que le hice un corte de manga, textual, que uno es una fiera ya se dijo, a la cámara que me grababa cada segundo, a la vez que le decía a mi amigo: Anda dame los 45 euros que quedan, céntimos y todo, que esta puta, la puta libreta, no aguanta ni un trimestre más. Mientras mi amigo hacía mil papeles me permití sacar otra vez la fiera que adentro llevo y le hice otros dos cortes de manga más a la cámara. Raudo me fui a gastar parte de los 45 a un bar en dos vinos y una empanadilla. Que es exactamente lo que debería haber hecho un infausto día dos de noviembre de dos mil seis: gastarme los doscientos euros en vino y empanadillas, antes que se los comieran en su mitad los de la Ibercaja, que también manda cojones.

Uno que es muy comprensivo acepta todo, será legal se dice, son todos iguales, no te enojes, ¡Pero es una CHORIZADA!,  se grita en sus adentros a pesar de toda su bonhomía. Pobres gentes de Ibercaja, pobres, se añade, no me gustaría ser como ellos. Es muy cansado tener en la mano tres años una libreta y así mantenerla; imaginad lo que será tener miles y miles, que no sé como Amado aguanta tanto y tanto mantenimiento, que parezca un castigo divino el sostener y mantener millones y millones de libretas. ¡Amado: tú a lo tuyo!, que barato me parece 30 euros años y libreta, mil libretas treinta mil, un millón de libretas treinta millones de euros que no da ni para un buen ordenador.

Moraleja, ende, conclusión: de los bancos, de las cajas, de los bancarios, de los cajarios, no te fíes de ninguno, ni aunque sea tu madre, tu padre, tu más quién más te ha querido, etc.

Un lince, un tigre de Bengala, ya se dijo. Sigue una fotocopia del cuerpo del delito. Sed buenos y no os enojéis por nada ni nadie. Ni por Ibercaja. ¡Que le den!


Anuncios
Tagged with:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: