jabola y su cuaderno, el blog del bolo o el boloblog sideral

visitar a los enfermos

Posted in JABOLANCIAS by jabola on 4 agosto, 2009

La visita a los enfermos ha de cumplir tres requisitos inexcusables:

1.- La visita ha de ser breve.

2.- La visita ha de ser para dar ánimos, consuelo y cariño al paciente. Se evitaran escrupulosamente los grupos familiares en masas visitantes. De uno en uno, por favor, que en masa se aturde y no se consuela.

3.- La visita ha de llevar un pequeño obsequio o regalo al enfermo.

Una visita que cumpla esas condiciones es la visita ideal. Desgraciadamente, siempre hay un pero, las visitas se hacen, a veces, largas y tediosas, pareciera que la visita atraca en la habitación del enfermo como esos trasatlánticos en los puertos de revisión y mantenimiento, para una larga estancia y, además, atracan sin práctico ni nada, ellos solos, a pelo y por su cuenta y riesgo. Este tipo de pelma hospitalario suele ser especialista en hablar de enfermedades y males pasados, presentes y futuros de toda su familia y conocidos a la vez que inquieren, indisimuladamente, sobre el estado del enfermo visitado al que dejan desvalido y agotado por tanta enfermedad propia y ajena y por tanto consejo inútil no solicitado. Las tales visitas no solo no llevan nada de obsequio, antes al contrario se comen las pastas que amablemente trajo la visita anterior, se leen las revistas y se ponen al día en todo tipo de cotilleos y maledicencias.

Así que si te toca visitar a los enfermos, una de las obras de misericordia, ten en cuenta lo que más arriba se dice y nos seas pelma ni gorrón, sé cariñoso, amable y pródigo. Y sé breve. Breve.

Los regalos útiles son libros, radios y una navajita que corte algo, que los cuchillos de hospital no cortan ni el agua y son de punta roma y ello con el fin de que los enfermos no se lo metan entre la 5ª y 6ª intercostal y aprieten hacia adentro. Uno, que ha estado en el hule varias temporadas, sabe que la navaja vale, el reloj no vale y que una sonrisa o una caricia valen entonces como mil palabras. Avisados quedáis.

P.S.: También diré que hay enfermos que son unos auténticos bordes, ya lo eran de sanos, y que sólo saben poner mala cara y dar agonía a la vida y a la visita y a todo lo que se mueva. En este caso se deben cumplir igualmente las tres reglas, poniendo especial hincapié en la regla primera, es decir que la visita será brevísima. Y asunto solucionado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: