jabola y su cuaderno, el blog del bolo o el boloblog sideral

tortura veraniega: los animales en las fiestas populares

Posted in JABOLANCIAS by jabola on 25 junio, 2009

Llegado el verano se acumulan las fiestas de ciudades y pueblos y uno siente piedad por tantos y tantos animales que van a ser paseados, arrastrados, maltratados, torturados y llevados a situaciones que son tan indignas para el animal como para los que  causan esas torturas. Con la diferencia que el que sufre y padece es el pobre animal sea toro, vaquilla, ganso, burro, cabra, gallo o cualquiera otro que no se me venga ahora a la cabeza.

Es curioso que de unos años a esta parte, ya serán como treinta o así, se han llevado las fiestas populares por la, así llamada, “vuelta a la tradición”. Y se da la paradoja curiosa de que pueblos en los que no ha habido jamás vaquillas en las fiestas patronales ahora las tienen como fundamental plato fijo, y “tradicional de toda la vida”. Deberíamos hacer, todos, un análisis exhaustivo de la posición democratista, que no democrática, de tantos ayuntamientos que ejercen populismo barato y de pan y circo, sean del signo que sean los partidos que lo gobiernan, que en esto son muy parejos todos ellos, favoreciendo las bajas pasiones de tanto cafre y con el padecimiento de tanto pobre semoviente. Bueno que me enrollo y luego Gordonkly me fustiga los bajos, pero estoy hasta los mismísimos de tanto jaquetón de ciudad, chulo de pueblo y valentón al paño, que por hacerle a un toro, en la distancia y con ventaja, un ¡uh, uh, toro! se sienten el Cid Campeador, cuando lo que son es una cuadrilla de pobres mierdas descerebrados. Para un recortador que he visto bueno, y taurino, mil son despreciables ventajistas cobardes. Lo afirmo desde mi humilde posición de viejo aficionado taurino (ved la entrada ¡toca amargura! y ¡planica, planica, pónsela planica!, de 02/05/2009)

Todo lo anterior me ha venido a la cabeza leyendo la columna de opinión en El País de hoy, jueves 25 junio de 2009, en la sección Con Acento y con el título El Largo verano de la Tortura y cuyo enlace es este. Y como estoy de acuerdo en lo que allí se dice la reproduzco a continuación; la ilustración de Marcos Balfagón la he insertado como dios me ha dado a entender, no he sabido encontrar el enlace a la misma, ya que completa a la perfección el artículo (¿de M. Vicent?) . Sigue pues la columna.

El toro de San Juan en la localidad cacereña de Coria inaugura el largo y cálido verano de la tortura municipalizada de los toros en la España profunda. La temporada se suele cerrar con el toro de la Vega, en Tordesillas, cuyo meollo tradicional consiste en que unos ciudadanos a caballo alancean con saña a un toro hasta convertirlo en carne picada. Ayuntamientos que se quejan de falta de fondos para asfaltar las calles o recoger los tendidos eléctricos se gastan miles de euros en comprar toros o, cuando los astados se compran por suscripción popular, en organizar fiestas faraónicas para que el animal sea perseguido, acosado, asaetado, acuchillado y descuartizado -o ahogado, como en el Mediterráneo- a manos y pies de muchedumbres que se desfogan dando rienda suelta a sus peores instintos.

marcos_balfagón_elpais_20090625

El toro es un animal totémico en España, símbolo de la fuerza y la nobleza, pero esos instintos llevan a la manía de atormentarlo a cuchillo o a fuego, con sogas o a lanzadas. Pero, cuidado, cualquier animal corre peligro en el estío español, se trate de cabras, conejos, gansos o gallos. Son las verbenas de la tortura.

Luego vienen los estetas de perra gorda a explicar las salvajadas por el mito del Minotauro; o los antropólogos cañís que mencionan los ritos de acceso a la masculinidad; y, cómo no, autonombrados cronistas locales especialistas en disertar sobre el valor cultural de los alfilerazos y el descuartizamiento. Es como si Jack el Destripador calificase sus hazañas nocturnas de cirugía estomatológica. Floreo charlatán para encubrir la crueldad nacional.

Visto que las leyes no se aplican, que el Gobierno no impide los horrores festivos y que a los alcaldes les pone el despanzurramiento taurino, sólo queda una solución: que una parte del fondo de inversión municipal se destine a cursos de educación cívica, a los que tendrán que asistir las fuerzas vivas de los municipios con fiestas infamantes. En tales cursos se explicarán asignaturas como Diferencia entre Fiesta y Tortura o Los sacrificios rituales fueron erradicados a pesar de la costumbre. El gañán que se atreva a soltar la idiotez “Los de fuera, que no vengan” será obligado a escribirla mil veces en el encerado.

Anuncios

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Rodrigo said, on 26 junio, 2009 at 11:11 pm

    Sr. Jabola..
    Hermoso articulo el suyo asi como el del Sr. que escribio El Largo Verano de la Tortura, que le puedo decir yo? si me desmayo solo de pensar en comerme unos callos, imaginese que pasaria con mi humilde humanidad si viera como matan a un toro? gracias por poner estos bellos articulos aqui, ya perdonara ud mi ignorancia sobre la fiesta brava, pero pobres animalitos, sufren mucho, muchas gracias por seguir escribiendo , que los del pacifico norte lo leemos a diario….. rodrigo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: