jabola y su cuaderno, el blog del bolo o el boloblog sideral

trisagios, tormentas, miedos, dioses, NaI y un buen seguro.

Posted in JABOLANCIAS by jabola on 26 mayo, 2009

En el último escrito del domingo día 24 me metí a filósofo de perra chica, sobre la rosa y lo efímero, y os dejé el escrito que más abajo, en la siguiente entrada, tenéis. Si queréis podéis leerlo allí, allá vosotros.

Una vez acabado lo escrito se produjo una tormenta de putísima madre, una tormenta de tres cojones para ser exacto, lo que reflejé en un P.S. Vedlo allí.

Pero eso no fue todo. Publiqué la entrada sobre las 19 h., y cuando andábamos evaluando los daños en huerta y casa llegó la cola de la tormenta, viajaba de SO hacia el NE, y descargó una pedregada que dejó chiquita la anterior, de tal modo que sobre un pueblo asustado volvió a caer la maldición divina. La tormenta, su intensidad, el ver la destrucción en directo, me retrotrajo a mi infancia y juventud.

Las tormentas han sido tenidas siempre por castigos de la divinidad por los malos actos de los hombres, conocidos o desconocidos. Y así al llegar la tormenta se sacaban rápidamente de los cajones santos, reliquias, ex-votos que se dejaban cara a la tormenta para que ésta se aplacara; también se rezaban fastuosas oraciones que impetraban a la divinidad perdón y misericordia: en una sociedad rural que dependía directamente del campo y de sus productos una mala tormenta era hambre segura para el resto del año. También a las tormentas se les tenía miedo por ellas mismas, por el mal que las tormentas provocaban directamente al hombre, sobre todo aquellas que asociaban “gran aparato eléctrico”. Las muertes por “la chispa” han sido contantes y acompañan, y acompañarán, al hombre a los largo de la historia. Y así he conocido personas que perdían el control ante una tormenta y se escondían en habitaciones a oscuras e incluso se metían en alacenas o debajo de la cama; recordad la anécdota de Teresa de Jesús escondida en una tinaja durante una tormenta y el rayo que abre la tinaja, etc. Sólo otro mito he visto yo que haya provocado estados de desasosiego tan fuertes en algunas personas como las tormentas y es la imagen, o el sólo nombrarla, de “la bicha” o serpiente: los he visto huir, demudarse, tocar hierro ….

Decía más arriba que los dioses en justo castigo a los hombres por su perversidad han mandado tormentas y plagas sin cuento. No hace falta ser un lince para saber esto y un somero paseo por el antiguo testamento corrobora lo que aquí se dice, no insistiré más en ello. Los dioses son vengativos y crueles con los hombres y esto ha sido aceptado, sin más, hasta hace bien poco. Hoy frente a la tormenta se estudian métodos de ionización de la atmósfera para evitarlas y todo agricultor que se precie se hace un buen seguro de cosecha con lo que los dioses retroceden en la necesidad de interactuar con los hombres. Otra forma de la muerte de dios, de los dioses.

Me recordó la tormenta de anteayer mi infancia y las oraciones que se decían para conjurarlas. Se decía el famoso trisagio, una transliteración del Graecum:

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ¡Libradnos Señor de todo mal!

Se añadía a continuación:

Aplaca Señor tu ira, tu justicia y tu rigor. Oh dulce Jesús mío, ¡misericordia Señor!

Los más cultos y latinistas decían el canto medieval “Dies Irae” que comienza:

Dies iræ, dies illa,

Solvet sæclum in favilla,

Teste David cum Sibylla !

Quantus tremor est futurus,

quando judex est venturus,

cuncta stricte discussurus !

Este precioso himno medieval atribuido a Tomás de Celano s.XIII, Wikipedia dixit, se cantaba habitualmente en mis tiempos de colegial y nos sabíamos el comienzo y ni casi eso. Un compañero mío cantaba alegremente:

Dies Irae, dies illa, si eres tonto espabilaaaaaaa.

Si lo oye Dreyer lo excomulga, pobre Javier, él lo hacía sólo por hacernos reír un poco en medio de aquella atmósfera tremendista y lúgubre.

Las informaciones sobre las tormenta las puedes ver en el enlace_1_Rioja y en el enlace_2_Navarra.

Visto todo lo anterior hay que decir que un servidor se inclina por el conjuro del yoduro de plata y un buen seguro. Y que les den bola a los dioses, por cabritos. He dicho.

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. gordonkly said, on 28 mayo, 2009 at 2:14 pm

    Aparato eléctrico… Es una expresión que me encanta. “Tormenta de gran aparato eléctrico”.

    Habría que buscar el origen de la palabra “aparato”: hay objetos “aparatosos”, hay “aparadores”, hay “aparatos voladores” (¿por qué se llama aparatos a los aviones?), “aparatos aparatosos”…

    Al miembro viril también se le suele llamar “aparato” (“Menudo aparato tiene fulano, que le llaman El Trípode”). En esta última derivación, un “aparato eléctrico” es un pene con pilas que venden en tiendas de puerta opaca.

    Hecha esta disgresión aburda, que dedico a un señor con bigote y codo de tenista que me estará leyendo, regalo a Jabola una jaculatoria (te faltó la palabra “jaculatoria” en tu entrada, pero conocí “trisagio”) famosa en mi familia y aplicable al aparato eléctrico visto desde el punto de vista de fenómeno meteorológico:

    “¡Huye de mí Satanás, de mi nombre nunca sabrás, porque el Día de la Santa Cruz dije mil veces ‘Jesús’!”. Y entonces el resto de los presentes empezaba: “Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús ,Jesús, Jesús, Jesús…”. Así hasta mil.

  2. jabola said, on 28 mayo, 2009 at 6:09 pm

    Jabola de natural agradecido y risueño recibe encantado el regalo que le haces de la oración “jesusera”. La conocía pues no en balde uno nació en África y allí, como en Andalucía, la vida diaria estaba llena de espíritus y trasgos a los que había que conjurar de continuo; y así una señora de la que me considero hijo -Dolores que estás en los cielos- me enseñó esa oración, si bien ella no la dedicaba a las tormentas, y había que decir muchas veces Jesús. Ahí eran de mejor aplicación las recias enseñanzas navarras de mi madre, más contundentes y teológicas, algunas de las cuales están más arriba, en este post.
    Una jaculatoria ha de ser necesariamente corta y contundente y el ejemplo clásico es ¡Santa María: Ruega por nosotros! O ¡Sagrado Corazón de Jesús: En vos confío! La de tus jesuses mil es, por el contario, una retahíla o una letanía. Digo yo.
    Sobre el uso de la voz Aparato en castellano es curiosa su potencia de aplicación tienes razón en tu reflexión y con basta con asomarse a su definición, y a la Aparatoso, para comprender su diversidad de aplicaciones. Para el, así llamado, miembro viril me gusta más el término Instrumento, muy relacionado con aparato, y que se usa en el comienzo de aquella fastuosa jota que dice: “Del gallo quiero el canto/y del burro el instrumento,/…./….. Otro día abro el melón del Festival de la Jota Pornográfica del Ebro (FEJOPORE) del que fui jurado, y fundador, muchos años. También otro día, muchos necesitaré, hablaré de mi Dolores, que estás en los cielos. Prometido. Muchas promesas hago, no sé, no sé, tendré que escribir un libro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: