jabola y su cuaderno, el blog del bolo o el boloblog sideral

el canto del ruiseñor

Posted in JABOLANCIAS by jabola on 15 mayo, 2009

Aquí os dejo la grabación casera, como todas las mías, que he hecho del canto de un ruiseñor al que tengo en plantilla para que me anime y deleite, y gratis además pues ha venido de África de propio para ello. Y vaya que lo hace, lo de animarme y deleitarme, en sesión continua: mañana, tarde y noche. Es increíble que un animal tan pequeño y casi feo cante con semejante potencia y tan armoniosamente.

La grabación está hecha con un “minidisco” de Sony, MZ-RH910, y con una distancia variable al pájaro de entre ocho y treinta metros, que el bicho se va moviendo a su antojo por la huerta y alrededores. Oiréis ruidos de fondo de camiones que pasan, voces de mi vecina y perturbaciones varias pues dejé el micrófono al lado de la grabadora y hasta los niños de pecho saben que éso está pero que muy requetemal. Creo merece la pena escuchar un rato semejante maravilla; la duración total es de media hora. Pincha o escucha aquí.

La semana que viene a ver si mejoro mi sistema de grabación y vuelvo a poner más, que estos días el ruiseñor está encendido de amor y es que no para de darle al silbo, al silbo vulnerado. También prometo fastuosos rebuznos de asno, pues tengo un rucio muy cerca que rebuzna mejor que tres concejales juntos, que ya es rebuznar. Realmente es rucia y aunque rebuzna menos que los machos, también rebuzna, también.

Anuncios

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Gordonkly said, on 16 mayo, 2009 at 6:57 pm

    Querido Jabola, no sé qué quieres mejorar de esta grabación, yo la veo perfecta. De hecho, parece de esas que hacía no sé qué naturalista en la SER hace años, en el programa de Gabilondo. Ese camión, ese campanario lejano, esos otros pajarillos que le hacen coro… Es una maravilla, coño. Por una vez tengo que darte la razón: a co jo nan te.
    Propongo que ese ruiseñor de XXXX sea llamado desde ahora Joselito. Creo que, dado que lo tienes en plantilla, merece tener nombre y hasta número de la Seguridad Social.
    Por cierto, querido, tú que (oh) todo lo sabes, podrías explicarnos la etimología de ruiseñor? He buscado, pero no he hallado.

  2. jabola said, on 17 mayo, 2009 at 9:47 am

    Querido Gordonkli: la respuesta a tu pregunta sobre la etimología de ruiseñor yo non la puedo dar. He encontrado, zarceando por el internés, una que parece ser que sabe de que va el autor de la misma. Yo copio y pego, que no me quiero adornar con cantos y plumas ajenas. Quizá el sabio Curro Jalón, matador de toros fracasado, pueda echar una mano. Besos de parte de mi Luscinia megarhynchos

    Corto y pego:

    http://rydwlf.blogspot.com/2008/05/ruiseor.html

    domingo, mayo 04, 2008
    A un Ruiseñor
    En una conversación con Carlos ha surgido la palabra inglesa nightingale, es decir, la palabra para ruiseñor.

    Nightingale se decía en Inglés Medio nightyngale. Hay ahí en medio, entre nighty y gale una curiosa n que aparece después de la segunda mitad del siglo XIII. Digo que aparece porque antes de esa época la palabra era nightegale. Esa nasalización puede deberse a la asimilación con un gerundio, es decir, con la terminación -ing que todos conocemos, o no tener nada que ver con ello. Si nos remontamos más hacia el pasado, la forma en Inglés Antiguo era nihtegale. La primera parte de la palabra, nihte, proviene de “noche” en esa lengua: niht (aunque neaht en el dialecto Sajón Occidental, næht, y también nehtde en Ánglico). Nihte sería Genitivo Singular: “de la noche”. La segunda parte de la palabra está relacionada con galan, “cantar”, aunque este verbo puede significar desde “gritar” a “lanzar encantamientos”. En las lenguas antiguas había que tener cuidado con lo que se decía o gritaba: el verso, la enumeración, la repetición, la misma palabra tenían un poder que convenía recordar y respetar. De la misma raíz, galdor o gaeldor significaba “conjuro”, y galdere era el hechicero, el encantador, el adivino, o el que decía la fortuna.

    Como existen palabras muy parecidas en otras lenguas Germánicas para éste ave, como Alemán (Nachtigall), Holandés (nachtegaal), Noruego (sørnattergal), Sueco (Sydnäktergal), se puede deducir que la palabra no se formó en la época del Inglés Antiguo, sino que es aún anterior, y de hecho, parece ser una palabra formada ya en la época en la que las distintas lenguas Germánicas no se habían diferenciado aún.

    Es posible que este nombre del pájaro provenga de su costumbre a cantar en horas nocturnas (más bien, en las primeras horas de la noche, aunque también lo hace durante el día, por supuesto). Ésta puede ser una buena teoría para el nombre del ave, al menos en lo que concierne a las lenguas Germánicas.

    En Español, la palabra ruiseñor viene del Latín luscinia, aunque a primera vista no lo parezca. Luscinia es palabra femenina. También existía el masculino luscinius, aunque por lo que he leído, la forma femenina era anterior. Ruiseñor, en español, tendría su origen más exactamente en la forma diminutiva lusciniolus, y fijándose bien, ya está ahí el germen de ruiseñor, con un par de cambios fonéticos y asimilaciones. Pareja evolución desde este diminutivo se ha dado en otras lenguas Romances: Italiano usignolo, Portugués rouxinol, Occitano rossinhòl, Catalán rossinyol. La palabra Francesa rossignol no puede incluirse rigurosamente en esta lista ya que deriva a su vez del Provenzal Antiguo (dialecto del Occitano Antiguo) rosinhol. En Francés Antiguo era losseignol, que como se ve conserva la l inicial. La l inicial latina suele conservarse en las lenguas Romances; así pues explicar la r inicial en las palabras Española, Portuguesa, Occitana y Catalana no es fácil. Es cierto que en Catalán y en algunos dialectos Españoles, la l inical latina se palataliza en ll. De ahí quizá se paso a r; no es improbable. El resto probablemente lo hizo la asimilación a la palabra roge en Occitano o roig en Catalán (“rojo”) o al nombre propio Ruy en Español, mientras que también es probable que la terminación -señor sea una asimilación a esa misma palabra por parte de los hablantes (la evolución esperada del Latín al Español hubiera sido -siñolo). Por completar el listado de formas Romances, en Rumano, curiosamente, éste ave recibe el nombre de privighetoare, es decir, “vigilante”. Es nombre femenino en esta lengua.

    Pero si volvemos al origen primero de la forma latina, encontramos incertidumbre entre los estudiosos. Todos los análisis, sin embargo, o casi todos, están de acuerdo en el origen de la parte última de la palabra: cinia está relacionado sin duda con cano, “cantar”. Es la parte inicial la que causa problemas. Una etimología propuesta hace partir luscinia de una forma anterior cluscinia que habría perdido la c inicial. Esta cluscinia estaría formada por raíces del verbo clueo, “poseer fama” (relacionado con el Griego kluo, con el mismo significado, y el Sánscrito cru, “oír”; clueo tiene incluso el mismo origen que gloria, palabra Latina que pasó sin variación al Español). Sería por tanto algo así como “gloriosa cantora” o “famosa cantora”.

    Hay otros orígenes propuestos: lus- puede ser un apócope lugs- que a su vez vendría de luges-, “pena”. Sería una “cantora de la pena, de los lamentos”. No es tontería. Existe el mito de Filomela, Progne y Tereo. Filomela es convertida por los dioses en ruiseñor. Varios autores griegos califican al ruiseñor de ave triste, ligeia, por ejemplo Esquilo en Agamenón y Sófocles en Edipo en Colono. De la asimilación de esta palabra al Latín y el recuerdo del mito surgiría lugescinia, luego lugscinia, luego luscinia. Otra etimología relaciona lus- con luxus, “dislocado”, en referencia al canto intrincado del ruiseñor, al que el mismo Plinio menciona en su Historia Natural.

    Sin embargo, la etimología que tiene más fuerza es la que relaciona lus- precisamente con lux, “luz”. Pero la raíz de lux es luc- (Genitivo lucis) no lus-. ¿Indicaría algo esa forma lus-? Efectivamente. Esa forma lus- puede ponerse en relación con una forma diminutiva: una luz atenuada, una luz disminuida, precisamente la del alba o la del crepúsculo. Ciertamente, aunque esta propuesta sea la correcta, no hay base que yo conozca para elegir el crepúsculo frente al alba. Sin embargo, dado que como se ha dicho antes, el ruiseñor en efecto tiene la costumbre de cantar a primeras horas de la noche, y siendo éste un hecho que le distingue frente a otros pájaros, es más que probable que de ser ésta etimología la verdadera, el término lus- hiciera referencia más bien al crepúsculo que al alba. Si esto fuera así, la bella imagen del ruiseñor como “cantor del crepúsculo” sería común tanto a las lenguas Pregermánicas como al Latín, lo que nos sugiere (aunque se requeriría más contraste y estudio para afirmarlo, ya que por ejemplo en Griego Antiguo es aêdôn,”la cantora”) que quizá el concepto, si no la palabra existiera como tal entre los pueblos Indoeuropeos.

    En la cultura popular, el ruiseñor anuncia la primavera y es considerado el pájaro del mes de mayo. También es símbolo del amor. En Persia siempre tuvo un papel destacado en el arte y la literatura, hasta el punto de que es considerado el pájaro nacional de Irán. Ha servido incontables veces de inspiración para todo tipo de composiciones. Yo recuerdo en concreto la Ode to a Nightingale de Keats, y sé que Coleridge también le dedicó unos versos. Pero para despedirme elijo dejaros con el soneto que compuso Espronceda, “A un Ruiseñor”:

    Canta en la noche, canta en la mañana,
    ruiseñor, en el bosque tus amores;
    canta, que llorará cuando tú llores
    el alba perlas en la flor temprana.

    Teñido el cielo de amaranta y grana,
    la brisa de la tarde entre las flores
    suspirará también a los rigores
    de tu amor triste y tu esperanza vana.

    Y en la noche serena, al puro rayo
    de la callada luna, tus cantares
    los ecos sonarán del bosque umbrío.

    Y vertiendo dulcísimo desmayo,
    cual bálsamo süave en mis pesares,
    endulzará tu acento el labio mío.

    Etiquetas: Lingüística, Literatura

    publicado por Rydwlf a las 10:58 PM

  3. Gordonkly said, on 17 mayo, 2009 at 11:20 am

    Gracias jabola. Yo sabía que mi pregunta era puñetera pero, como siempre, has encontrado respuesta, ja ja.
    Saluda a Joselito de mi parte. Que sepas que he metido su canto en mi iPod y que lo usaré como relajante neuronal, para imaginarme echando una siesta junto al pozo de XXXX pero en mi camita de Zaragoza.

  4. jabola said, on 17 mayo, 2009 at 11:27 am

    En mi camita de Zaragoza, dice el ínclito Gordonkly. Yo te digo: Camastrón

  5. gordonkly said, on 18 mayo, 2009 at 9:49 am

    Censurador!!! ja ja

  6. jabola said, on 18 mayo, 2009 at 10:18 am

    Censurador no, prudente sí. No me se vaya a llenar la huerta de espantosos ornitólogos llenos de cámaras, alambres, o aún peor, mucho peor, de gorrones, lo que sería sobrellevable hasta el límite de la menguada hacienda, o de pesados lo que ya es, directamente, intolerable. Ni que decir tiene que el gorrón pesado existe, vaya que si existe, es el horror del pacífico ciudadano, por ejemplo a mí me aterran. Sobre gorrones pesados, ese plasta que te jode un vermú con sus pelmadas y encima no paga una ronda ni para dios, se hablará aquí algún un día, los he conocido de libro, de museo, de exposición, me estoy acordando ahora de Segura, por ejemplo, o de Serranito, santo dios qué pesadillas. Otro día.

  7. […] a dios dar encendido de amor y ganas; si quieres escuchar su canto vete a lo dicho el año pasado aquí. Y mañana, o pasado mañana, dos  recetas de mermeladas: de mandarinas y de fresas. Prometido. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: