jabola y su cuaderno, el blog del bolo o el boloblog sideral

sansón y el ejemplo de mierda

Posted in JABOLANCIAS by jabola on 6 mayo, 2009

Asistí hace unas semanas a un concierto de órgano en La Seo, día 10 de marzo p.p., en el que con Javier Artigas al órgano se daba un programa íntegro de Johann Kuhnauen. La segunda pieza del programa era:

sonata_5_gedeon_javier_a

Coño, después de esto necesité recordar y releer la historia de Gedeón, cualquiera va por la calle sin recordar bien, o saber de pe a pa, asunto tan transcendente, así que  biblia en mano me he releído en los pasados días cuaresmales el libro de Jueces, merito que Baal-Berit me premiará algún día, espero, que en esto de los agradecimientos no sé yo si los dioses son muy finos; sí que son finos en las iras, castigos y venganzas y si no que se lo pregunten al Yahvé que se pasa tres cuartas partes de antiguo testamento preparando venganzas y putadas al pueblo elegido ¡¿?! y ya no digo a los pueblos de los alrededores. ¡Jodo, si no llega a ser el elegido ……..! Y en esas seguimos, visto lo visto, que ni los israelitas ni el Yahvé parecen cansarse. Pero ésa es otra historia.

Gedeón, Abimelek, Jefté, Sansón son los jueces llamados mayores, entre otros muchos, que también hubo “juezas”, no vayáis a creer, ya se llevaban los cupos in illo tempore. De sus hazañas y andanzas hago gracia ahora y citaré sólo a Sansón que fue un elegido de Yahvé antes de su concepción. Así comienza el capítulo 13 de Jueces, el relato de Sansón:

Los hijos de Israel volvieron a hacer lo que desagradaba a Yahvé y Yahvé los entregó a merced de los filisteos durante cuarenta años. Había un hombre de Zora, de la tribu de Dan, que se llamaba Manóaj. Su mujer era estéril y nunca había dado a luz. El ángel de Yahvé se apareció a la mujer y le dijo: “Bien sabes que tú eres estéril y no has tenido hijos”. Pero en adelante guárdate de beber vino ni bebida fermentada y no comas nada impuro. Porque vas a concebir y a dar a luz un hijo. No pasará la navaja por su cabeza, porque el niño será nazir de Dios desde el seno de su madre. Él comenzará a salvar a Israel de la mano de los filisteos. (J  13, 1-5)

Así comienza la historia de Sansón y una vez más vemos, la vieja historia, el castigo de Yahvé a Israel que les envía los filisteos en esta ocasión, ¡y sólo cuarenta años de ocupación, que estaba el dios benigno ese evo, total un milésima de segundo para él!,  el perdón y el anuncio del enviado del dios, las condiciones del dios, la estéril o virgen que concebirá, el marido que duda y quiere reconfirmación, etc. Sansón es un prototipo de “salvador” del pueblo de Israel y en este caso lo salvará de los filisteos. Avanza el relato, ya nacido y crecido Sansón ,y en 13-35 se nos dice:

Luego el espíritu de Yahvé comenzó a excitarle, en el campamento de Dan, entre Sorá y Estaol.

Bien no haré más citas, de momento, que tampoco es cuestión de aburrir pero observad que Sansón siente la llamada divina, y su inspiración, y la que se prepara a partir de ahí es floja.

Elige una mujer filistea para casarse, con gran escándalo de su madre que no comprende cómo busca mujer entre los “incircuncisos”, pero éso era un mero pretexto contra los filisteos que “dominaban a Israel”. Para abrir boca Sansón mata a un león, lo desgarra, invadido por el espíritu de Yahvé dice la biblia, y de ahí y mediante una hermosa metáfora desafía con un acertijo y una apuesta a los filisteos, acertijo que le sonsaca su mujer presionada por sus hermanos y que por lo tanto pierde Sansón, por bocas, y éste “invadido por el espíritu de Yahvé”, y para pagar la apuesta perdida por bocazas, mata a treinta filisteos y con sus mudas y túnicas, la de los muertos claro, cancela la apuesta perdida y al paso cede su mujer a un “amigo íntimo”, dice la biblia.

Ya tenemos a Sansón lanzado por la ira del dios hacia una de las primeras y más brillantes carreras de “kale borroka” conocidas y siempre con el permiso y el beneplácito del dios, que también tiene lo suyo el asunto. Lanzado en la cuesta abajo del encabronamiento, el espíritu de Yahvé dixit, se agencia unas zorras, no unas pocas sino trescientas, y unciéndolas de dos en dos por las colas con una tea y encendiendo estas soltó a las ciento cincuenta parejas de zorras entre los campos de los filisteos y dejó las cosechas de mies reducidas a pavesas y los campos como unos solares y  añade la biblia “y hasta las viñas y los olivares”. Precisión bíblica se llama a esa figura.

El amor de los filisteos hacia Sansón iba en aumento de día en día y los propios israelitas hartos de su kaleborrokismo lo entregan a los filisteos. Pero mire usted por donde el espíritu de Yahvé lo tenía poseído a Sansón y se desata dentro de nuestro héroe y coge una quijada de asno que por allí había y se carga tranquilamente a mil filisteos que por allí pasaban. Y el dios seguía con él y la prueba es que siente nuestro Sansón sed después de la hazaña de la quijada y los mil fiambres y se dirige al dios y le impetra: “Tú has logrado esta gran victoria por mano de tu siervo y ahora ¿voy a morir de sed y a caer en mano de los incircuncisos? Entonces Yahvé hendió la cavidad que hay en Lejí y brotó  agua de ella.” Y así, en este plan, acción y reacción.

Así que nuestra pareja el nazir, o nazareo, de dios Sansón y el propio dios iban de la mano y actuaban de consuno, el negocio iba viento en popa, las mayores putadas caían sobre los filisteos que para eso son filisteos, que se jodan.

Pero se acerca el cenit de nuestra historia. Dice la biblia que Sansón juzgó a su pueblo durante veinte años, imaginad qué desasosiego y qué sin vivir sería estar gobernados por semejante energúmeno. Pero la biblia es la biblia, “el libro”, el dios es el dios y los ejemplos son los ejemplos y los que no estén de acuerdo serán mal mirados por el personal y por las autoridades y eso ahora, hace sólo unos añitos se jugaba uno la gargantilla por sólo opinar y decir. Decía que se acerca el desenlace, el cenit de la edificante historia de nuestro proto_kale_borroka.

Nuestro nazir, que algo puteraz debía de ser y todos los problemas le vinieron por las mujeres, se encaprichó de Dalila y ésta  se conchabó con los tiranos de los filisteos, cada uno de ellos le había ofrecido mil cien siclos de plata para averiguar el secreto de la fuerza de su amante. Dalila le insiste, le insiste y se produce el siguiente diálogo:

Dalila le dijo: “¡Cómo puedes decir: `Te amo´  si tu corazón no está conmigo? Tres veces te has reído ya de mí y no me has dicho en qué consiste esa fuerza tan grande.”  Como todos los días le asediaba con sus palabras y le importunaba, aburrido de la vida, le abrió todo su corazón y le dijo:  “La navaja jamás ha pasado por mi cabeza, porque soy nazir de dios desde el vientre de mi madre. Si me rasuraran mi fuerza se retiraría de mí, me debilitaría y sería como un hombre cualquiera….” (J-16-15/17).

Nuestro Sansón era un bocas,aquí se ve; y es que en la cama se dice hasta lo que no, ésa es otra lección de vida queridos niños lectores, sed prudentes y aplicad el viejo lema que dice “vista de lince, diente de lobo y cara de bobo”. Ojito en la cama pues y mutis pilón de sal. (El subrayado de la cita de más arriba –aburrido de la vida– es mío, me hace gracia que se exprese así el biblista pero se ve que dominaba el tema, estaría casado, digo yo. La Dalila era una  pelma,  una cansa_almas que se dice en Navarra o una aburre_braguetas que se dice por doquier.)

Tardó la bella Dalila lo que dura el canto de un gallo en contarles el secreto de Sansón a los filisteos y aquí que tenemos a nuestra Dalila rica, unos cuantos miles de siclos de plata, y a nuestro Sansón rasurado, jodido y ciego, pues los filisteos además de cortarle el pelo le habían sacado los ojos para que fuera sabiendo la hora que era. Lo bajaron a Gaza, -¿os suena lo de Gaza, no?: llevan por allí dándose de hostias unos tres mil años-, lo ataron con doble cadena de bronce y tuvo que dar vueltas a la muela de la cárcel. No tuvieron en cuenta los mensos de los filisteos que el pelo una vez cortado comienza crecer, un ligero detalle. Borrachos y ebrios de contento, y de vino, después de un gran sacrificio a su dios Bet-Dagón se dijeron:

Llamad a Sansón para que nos divierta. Pidió Sansón ser atado, apoyado, entre las columnas que sostenían la casa donde se había congregado una multitud de más de tres mil personas,

No debía ser un piso subvencionado, ni chalete adobado, no,  allí cabían algunos más, menudo guateque habían preparado los filisteos. Viendo aquello a rebutir se dijo nuestro héroe  kale-borroka para sus adentros :”esta es la mía y aquí me afamo yo para siempre jamás.” Y  vaya que sí, para ello sólo tuvo que acordarse de la joint-venture que había tenido con el dios cuando era nazir muy peludo y Sansón musita la oración:

–¡Señor Yahvé, por favor, acuérdate de mí! Dame, te ruego, fuerzas solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos. En seguida Sansón palpó las dos columnas de en medio, sobre las cuales descansaba el edificio; y se apoyó contra ellas, contra una con su mano derecha y contra la otra con su mano izquierda. Y dijo Sansón: –¡Muera yo con los filisteos!

Y el Señor le escucho y le dio fuerzas y aquí la biblia  dice:

“Los muertos que mató al morir fueron más que los que había matado en vida”

Aquí sostiene Jabola, con humildad pero con firmeza y convicción, que nuestro Sansón además de un gamberro y asesino en serie fue el primer terrorista suicida del que tiene noticia y lo curioso es que hasta se nos propone como ejemplo.

¡Muera yo con los filisteos!, vaya un ejemplo de mierda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: